¿Qué es La última guerra?

(Versión en inglés y portugués debajo)

Este blog aspira a ser un sitio de encuentro y diálogo para veteranos, víctimas y personas involucradas en la guerra de Angola, la última guerra que sufrió la nación africana, y mi país, Cuba, entre 1975 y 1991.
Para los cubanos ese conflicto bélico duró 16 años y su saldo es aún incalculable. A los miles de muertos -oficialmente 2,077- se suma una cifra desconocida de mutilados y traumatizados.
Dieciocho años después de la retirada cubana, la Guerra de Angola y sus veteranos han quedado injustamente en el olvido. Toda una generación de jóvenes en Cuba desconoce lo que sucedió en el país africano. Los veteranos han vivido con la rémora del silencio y la censura y han recibido escaso reconocimiento social. Hay pocos testimonios de los cubanos de a pie que participaron en la guerra y casi ninguno independiente de la política oficial sobre el conflicto.
Por eso invito a todos los internacionalistas cubanos y a los combatientes africanos de entonces,  dondequiera que estén hoy, a unirse a este foro, y compartir sus memorias, amargas o placenteras, de Angola.

El anonimato está garantizado para quienes lo deseen.

Este blog no recibe fondos de ninguna institución ni tiene fines de lucro.

Sobre la moderadora:

Ivette Leyva Martínez. Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana (1995), Master en Periodismo Internacional de City University en Londres (1998). Ha trabajado como editora para la Mesa Latinoamericana de Reuters, y es actualmente editora jefa de noticias y portadas de Yahoo! América Latina en Miami. La idea de llevar a cabo este proyecto surgió a raíz de una beca del Centro Knight para Periodismo Especializado en mayo de 2009.

Contacto:  laultimaguerra@gmail.com

http://twitter.com/laultimaguerra

What is The Last War?

This blog aspires to be a meeting ground and place of dialogue for veterans, victims and persons involved in the Angolan War- the last war suffered by the African nation and mine, Cuba, between 1975 and 1991.

For Cubans, the conflict lasted 16 years and its result remains incalculable.  An unknown number of mutilations and traumas is added to the 2,077 official deaths.

Eighteen years after the Cuban withdrawal, the Angolan War and its veterans have gone unremembered.  A whole generation of Cuban youths is unaware of the events that occurred.  Veterans have lived with the restrictions of silence and censorship, with very little social recognition.  There are limited testimonies of Cubans who actively participated in the war, and hardly any independent from the official politics surrounding the conflict.

In light of this, I invite all Cuban internationals and African soldiers of the time, wherever they may be today, to unite in this forum and share their memories, bitter or pleasant, of Angola. Anonymity is guaranteed for those who desire it.

This blog is non-profit and does not receive funds from any institution.

O que é A última guerra?
Este blog pretende ser um lugar de encontro e de diálogo para os veteranos, as vítimas e pessoas envolvidas na guerra de Angola, a última guerra que sofreu o país africano e meu país, Cuba, entre 1975 e 1991.
Para os cuabnos, esa guerra, que durou 16 anos, tem um saldo ainda inestimável. Alem dos milhares de mortos, oficialmente 2.077, existe um número desconhecido de feridos e traumatizados.
Dezoito anos após a retirada cubana, a guerra de Angola foi esquecida. Uma geração inteira de jovens em Cuba não conhecem o que aconteceu lá. As pessoas menos jovens também têm vivido com o atraso do silêncio e da censura. As historias dos cubanos comuns que participaram na guerra sao desconhecidas, e o que de eles se sabe e muito pouco fora da política oficial sobre o conflito.
Por isso, convidamos todos os combatentes internacionalistas cubanos na África, onde quer que estejam hoje, a aderir a este forum e partilhar as suas memórias, amargas ou agradáveis, na Angola.

O anonimato é garantido para aqueles que o desejam.

Este blog não recebe fundos de nenhuma instituição nem tem a finalidade de ganhar dinheiro.

61 comentarios

  1. Dagoberto-…
    hay muy buenos documentales hechos en tiempo real con personajes reales del senado norteamericano quien fue el que termino cerrando el pacto final con los cubanos frenando el avance de los cubanos hacia Sudáfrica y que trajo como resultado, la caída del apathei “crimen de lesa humanidad,” la retirada del
    apoyo financiero de EEUU a Sudáfrica y la libertad de Nelson Mandela. INEGABLE HOMBRE DE ESTE SIGLO

  2. Hola soy Argentino, no estuve involucrado en la guerra, pero conozco un poco la cuestión. En un viaje a Cuba en el año 1998, dialogué con un ex combatiente de Angola (según él). Lo conocí de casualidad. El me contó lo terrible que fueron algunos soldados de un grupo que no recuerdo cómo lo denominaban. Dijo que encontraban a sus compañeros y angoleños colgados de los árboles y con las manos puestas dentro de sus vientres. Es decir, los asesinos le hacían “bolsillos” a sus víctimas con cuchillos en la zona del vientre. Es cierto eso? ha ocurrido?. Me pueden ampliar? si lo saben cuál era el mensaje con esas muertes?

  3. Les contare algo de la guerra de angola que a lo mejor ni se lo imaginan que existía en los que muchos cubanos perdían su vida combatiendo el gobierno de cuba hacia negocios de mercancías de todo tipo que salían de cuba con ese propósito unos de esos almacenes estaban en las casas vacias que están al otro la del rio kibu frente por frente al palacio de convenciones de la habana y la otra almacen estaba en la calle 5ta ave y 26 en la misma esquina y eran dirigidas por una organización militar cubana llamada MG que según las autoridades cubanas se habían creado para romper con el bloqueo americano a cuba,pero como se comprobó después nada tenían que ver los americanos con dicho negocio después que se destapo del contrabando que tenia cuba atraves de los generales fusilados Ochoa y La guardia que a su vez también fueron victimas de la estrategia sucia del gobierno cubano,solo por ser participes y testigos presenciales de tan macabra acción por parte del gobierno cubano.

    también a nosotros los trabajadores de esos almacenes nos dieron su dosis de amenazas de que seriamos fusilados si abríamos la boca y a nuestras familias a varios los encarselaron por tener altos cargos y cogerlos como ej. de lo que nos podía suceder pero eramos mucho ciento de ellos a todos no podían encarselar o en el peor de los casos fusilar,despues de esos insidentes a esos almacenes les dieron el nombre de comintur y se dedicaron a abastecer de mercancías a las siete tiendas que existían en ese momentos para los llamados tecnicos extranjeros y después de esa firma llamada comintur nacio la conocida corporación cimex que en su mayoría la componen ex-militares,uuuff hacia mucho tiempo quería decir esto gracias a este blog he podido romper mi silencio.

    • Socio, estas viendo muchas películas de ficción. Ponte a trabajar y no hables tantas mentiras, de que te amenazaron de muerte ni la cabeza de un guanajo.

  4. Buenas, soy mexicano. Admiro mucho a los cubanos. No soy filósofo y no pretendo opinar sobre si el socialismo está bien o está mal. No sé mucho de historia pero sé que no me gustaría vivir en China, o en Corea del Norte, ni me habría gustado vivir tras la Cortina soviética, que por algo se habrá desbaratado.

    Me parece que Cuba ha hecho mejor las cosas (aunque desconozco mucho).

    En cualquier caso, llegó hace unos días a mis manos la historia del Che de mi paisano Paco Taibo. Debo decir que cambió por completo mi percepción de Ernesto, al que ahora en verdad admiro. Y bueno, el pueblo cubano, en verdad ganó con muchos destos (no sé como les llamen en Cuba) una revolución que parecía imposible.

    Y así me interesé más por lo que han hecho los cubanos después de aquello, y luego de leer el relato de García Márquez sobre la operación Carlota, pienso que los cubanos me han dado una lección de vida. En verdad me ha conmovido que lucharan así, en condiciones tan adversas, con el idealismo como principal arma, con ese optimismo, con ese valor.

    Lástima que García Marquez no haya escrito sobre lo que pasó después y como se acabó la guerra. He buscado en internet más información, pero casi todo lo que encuentro parece manipulado en favor de unos o de otros, y en general no he encontrado textos bien escritos, interesantes y objetivos sobre el asunto. Aunque algunos testimonios que he encontrado en este blog resultan interesantes, pero ojalá pudieran recomendarme lecturas sobre el tema.

    Saludos.

  5. He leído con atención, buena parte de las contribuciones.
    Ha servido para conocer no solo algo de historia sino también, algo del espíritu humano.
    Veo que la cuerda se ha roto hace años. Que pena.
    La primera visión se presentaba interesante: conocer de primer texto una realidad lejana y su reflejos en el tiempo.
    Saco solo una conclusión.
    La interpretación o, mejor, la valoración de una trozo de historia, no es algo que sea parte ella, es parte de quien la observa, el resultado de la exacta medida de su espíritu.
    Saludos.
    Ojalá alguien recoja el cabo y reviva el diálogo.
    Qué habrá sido de quien inició esto.
    Qué sucedió con el entusiasta.
    Quizá fue solo una estratagema para sacar información (lo dudo)

  6. esta bueno ya de llorar cuando se ha visto guerra sin muertos, la guerra de viet nam la de corea la guerra de las malvinas , la de irak, la de libia la segunda guerra mundia , los que fueron fueron por que muchos se arrepintieron y no fueron y todavia viven en cuba , hay que ver el contesto historico de esa epoca, que al fin acabo con otros matices en ese aspecto es la de hoy guerras coloniales y de expansion, mientras el hombre sea lobo del hombre las guerra no se iran nunca yo estuve en la batalla de tanques del 14 de febrero de 1988 pueden preguntarme y sin miedo que vi la uerte pero la muerte de verdad de frente.

  7. Creo que hay muchas personas que escriben con en deseo de rememorar algo que hoy con los años para muchos mutilados han quedado en ele olvido, para muchos que murieron nisiquiera sus hijos u otros familiares saben la realidad de angola, fui piloto y me gusta que se escriba la guerra de angola desde los dos lados pero con respeto y siempre teniendo en cuenta que los cubanos no fueron como usa contrato mercenarios y otros paises tambien, recuerden que muchos fueron del servicio militar, que Dios me los bendiga a todos

    • ?Habra algo diferente o peor entre ir por paga o ir siendo ignorante de la realidad por la cual se nos envio? Los postulados por los cuales se nos empujo a ir; hoy dia no son valideros. Mientras, nuestras madres y tias enloquecieron de dolor e impotencia y sin poder en muchos casos volver a ver el cuerpo de sus hijos que murieron en el mismo lugar, de donde seis generaciones atras nos sacaron a la fuerza para como esclavos servir al mismo “amo” que nos
      regreso de nuevo a morir. MIENTRAS TANTO, NADIE ESCUCHO, NI NOS ESCUCHA HOY. DONDE QUIERA QUE ESCAPEMOS, LO QUE A LOS HIJOS DEL “AMO’ LE CUESTA DOS ANOS DE ESFUERSOS, A NOSOTROS NOS CUENTA SIETE ANOS DE ESFUERSOS INFRAHUMANOS. “Y NADIE ESCUCHO”

  8. Lea Wikipedia “Angola-Cuba Relation” y podra apreciar la real historia de la Guerra Civil de Angola y como Cuba ha torcido la realidad de la guerra, y como ni los mismos cubanos que lucharon en ella saben la verdad y repiten la tonteria de historia que les decia la Revolucion

  9. Nos angolanos jamais necessitamos desta guerra que em nada nos serviu os paises que interviram nela tinha o seu interesse que era de aproveitarem-se das riquezas de angola Cuba , Uniao Sovietica e Africa do Sul o interesse era o mesmo dai que o verdaeiro povo heroico e o angolano que s9obriviveu a tantos colonialismos , Portugues , Russo- Cubano , Alemao , Bulgaro , Sulafricano. Viva o Povo angolano. abaixo os intervencionistas

    • ¿Me puedes decir en qué benefició esa guerra a los cubanos? Miles de jóvenes separados de sus hogares, combatiendo en condiiciones climatológicas, culturales y sociales desconocidas para ellos en un país que no era el suyo ( muchos de ellos como parte del servicio militar obligatorio, es decir, no cobraban nada a cambio de ese sacrificio) centenares de muertos, familias rotas, madres desoladas, hijos huerfános…todo para que tu y otros como tú, ni siquiera le ofrezcan el más elemental de los respetos. Te digo algo: vivo en España, un día encontré a un inmigrante africano pidiendo en la calle. Le dí lo que tenía y al preguntarme de donde era la dije : “cubana”. Su rostro se iluminó y áquel desdichado me dijo: “¡Ah. Cuba! Mi primera maestra era cubana”. Aprende, DESAGRADECIDO.

    • por eso estoy tranquilo por que me lleve para el infierno unos cuantos hijos de mala madre como tu angolano de basura , no si yo lo digo de genetica les vienen la cobardia y el mal agradecimiento que pueblo angolano si ustedes no tienen sentido de nacionalidad ninguno y si sentido de tribu , ojala nunca hubiesemos entrado estoy seguro que amgola seria blanquita blanquita blanquita , por que la verdad nunca las tribus de angooa sirivieron ni serviran y no me puedes hacer cuento que estuve en la parte mas salvaje y mas animal de angola el sur

    • Hola realmente siento lastima por ti! porgue aun eres esclavo de tu propia innorancia y conciencia por no conocer las necesidades y,historia de tu pueblo y por criticar sin conocer las ideas y sentimientos internacionlistas del publo cubano!Yo soy cubano y participe en la guerra desde Octubre del 75 a junio del 76 en el frente norte y para mi esto fue uno de mi mejores aportes a la humanidad! Porgue alyudar un pueblo oprimido a liberarse es el aporte mas alto gue humbre libre puede ofreser a un pueblo esclavo.A mi nadie me pago por combatir en Angola.Fueron otros tiempos con otras necesidades yo ciento gue cumpli con mi dever!

      Saludos

  10. cumpli dos miciones en angola y partisipe en la defensa de SUMBE quiero contatar con algun partisipante que estubieron en aquella lucha, estaba con los maestro cuando el ataque junto a filiberto artiaga, me conocen por perez perez

  11. r9t8r8tueruguuygjkhhdvnhnhngjgjhbghnbjhjvhjkhhjbhdkjhbkjbcmbkjchkcbkjhckjcnbj,chjhcbjcnbcbkjnbjhcjhckbjcbnjnbnbjcnbjhhmghbgjhgjhfhfuithtyuthuyhyuhyuyyuyuuyujnvn n b c jkhcn jcn kjhc bc
    nmcv m
    vcnbgbhghgduh
    jdjdfkhbihbdfjb
    nvbfhnbdhbjkdbn
    mcxvbjdbdhb

  12. Soy costarricense, nacido en 1969, y gracias a Dios, desde 1948 no sufrimos ni tuvimos que librar guerras, como la de Angola, por nuestra forma de vivir y ser, y por eso, es muy posible que como tal se me escapen muchas cosas sobre la guerra de Angola y el esfuerzo angoleño-cubano a todos los niveles, pero con lo leído en este blog, y en otras partes, creo como iberoamericano, anhelante de la unión hispanoamericana predicada por Bolívar, socialdemócrata, y ciudadano de un país libre, que la sangre derramada por los angoleños y cubanos fue un sacrificio doloroso, pero necesario, para la libertad angoleña.

    Felicidades y bendiciones para Doña Ivette Leyva Martínez, por su esfuerzo de rescatar las memorias de esta gesta, olvidada en mucho, y con injusticia, por muchos.

    • No creo que has entendido. la mayoria de los que escribimos aqui participamos en esa guerra y no creemos en ella. Angola hoy en dia es tan o mas pobre que en aquella epoca y el nepotismo de Jose Eduardo Dos Santos es aun mayor que las riquezas que los portugueses sacaban de alli. Es una lastima que todavia la mayoria de la poblacion angolana no llega a la categoria de “SER HUMANO” y dicen que tienen un gobierno socialista. Investiga un poco al respecto y veras que no hay nada bueno en esa guerra. Fue una guerra que formo parte de la Guerra Fria y que al final no dio ningun resultado para ninguna parte beligerante.

  13. No se porque algunas personas ofenden alos que de una forma u otra participamos en estos comentarios,como libres que somos pero porque no se lo dicen personalmente a esos Presidentes

  14. es muy bonito todo lo que he leido, a favor o en contra, me fui con 18 y regrese con 21. no fui un heroe ni tampoco un cobarde, al regresar o mejor dicho antes de ir para cuba me entregaron las medallas de internacionalista(primera clase) y la de la victoria, pero para mi la mas importante fue la del vinil, muchos no lo entederan , solo los que estuvimos sabemos lo que significa vinil, entre otras palabras como “fotungo de bela” , “candonga” , “funda” o “55 B.T.” , “kwasha” , “7mo” , hasta del “vanderlan” me acuerdo y asi podria estar por secula-seculorum, pero que decir de esos dias donde mi inmadures cerebral no me dejaba dimencionar lo que hacia ademas de hacer sufrir a mi madre y supongo que a mi padre que en esa epoca era de oficial de las far, pero bueno hoy vivo en estados unidos y veo las imagenes de afganistan e irak y veo lo mismo hasta me identifico con eso muchachos que estan alla y creo que aqui hay muchos como yo que fuimos al africa a pelear y no lo decimos , no nos reunimos, no tenemos un club o sociedad, por temor a que nos tilden de comunistas o castristas y no entiendo porque avergozarnos de lo que hicimos que si no nos mato nos hizo mas fuertes.

    • Lo que se que en ese momento la valentia de los jovenes una vez mas como los mambises siempre valiente asumieron, sin saber que eso lo que dejo fue padres sin hijos,hijos sin padres,y un sin fin de viudas.tengo anecdota de mi difunto esposo……….asi es que tengo o mejor dicho de bien cerca vivi esa amarga experiencia

    • Estoy contigo muchachon yo fuy uno de esos tantos precadetes que estubimos en Huambo pienso igual que tu , si no me mato me hizo mas fuerte

  15. En primer lugar, me gustaría felicitar a Ivette, por su inicitativa e agradecer a todos los bloqueros, por sus aportaciones.

    Soy angolano, no combatiente. No tengo ninguna experiencia belica que contaros, pero creo necesario dar mi punto de vista como angolano.
    Vi llegar las primeras tropas cubanas a mi ciudad en Huambo en Febrero del año 1976 junto a las FAPLA y os aseguro que ni a los adultos de mi entrono, ni a mí, nos parecieron “invasores” o mercenarios. Al contrario, fueron recibidos como liberadores. Al poco tiempo empezaron a llegar profesores, medicos y constructores entre vario personal civil.
    ¿Como ver mercenarios a personas que con nuestros padres morían en el frente y en la retaguardia, los tenimos en nuestras escuelas y hospitales?
    Me acuerdo que las primeras nociones de Historia Universal, Geografia o Ciencias naturales las aprendi en “portuñol”.
    Logicamente hoy los tiempos son otros, lo que antes parecía evidente, hoy no se ve tan claro. Los ideales por lo que generaciones de cubanos y angolanos se batieron y murieron, hoy no tienen peso. Vivivimos en el mundo en que vivimos.
    En general, nosotros los angolanos, aunque nos cuesta pasar nuestros testimonio de la historia, somos cocientes de la contribuición cubana, no solo en el esfuerzo belico, sino en labores muchas veces olvidadas como la educación y la salud.
    Otro capitulo importante que no siempre se tiene en cuanta es la partcipación de Cuba en la edificación del nuevo estado tras la independencia y la formación de cuadros.
    Me siento orgulloso en comentaros que soy parte de aquellos niños que a partir de finales de los 70 llegaron a Cuba para recobir formación en varios campos del saber y que hoy son hombres y mujeres adultos. Los que conocen la Angola actual, en paz y en crecimiento saben la importancia que tienen en la actualidad todo este capitan humano formado en Cuba que tiene una influencia de peso en todas los ambitos de nuestra angolana.

    No pretendo extenderme demasiado, pero como angolano que soy reconozco, me cuesta a veces asimilar el hecho de que la historia de mi país sea contada por terceros y en función de determinadas afinidades idiologicas. Supongo que con el tiempo la verdad se impondrá.

    A los combatientes cubanos vivos y muertos, me gustaría comentarles que su sacrificio SÍ HA VALIDO LA PENA. No podemos caer en la encerrona de pensar que hubiera pasado si la historia hubiese seguido otro curso. La historia está ahí y por mucho que se intente reescribir en función ciertos intereses, la gran mayoría del pueblo angolano tiene memoria y sabe quien es quién en todo este proceso.

    A los comabatientes cubanos vivos o muertos mi mas sentido homenaje.
    A los profesores del destacamento Che Guevara, a los medicos y constructores mi mas sentido agradecimiento.
    Gracias por vuestra atención.
    Un saludo..

    • Gracias por tu letras hermano angolano, me siento muy fuerte al leer tus letras y saber que lo que nosotros lo veteranos de la guerra pudimos aportar en tu patria,
      Tambien los hermanos Angolanos caidos en esta gerra les rendimos nuestro recpecto , homenaje y un saludo fraternal a todos los veteranos cubanos y angolanos que pudieron salir con vida de esta gerra desbastadora que dejo ninos, mujeres y padres guerfanos por anbos lados .
      Saludos cordiales

    • Gracias. Bello articulo.

  16. Hola, que interesante blog, muy útil para rescatar recuerdos de las guerras en Africa. La pregunta que tengo para hacer es ¿se sabe si hubo participación de mercenarios argentinos tanto del lado cubano como sudafricano? Me consta por testimonios que hubo sudafricanos en Argentina adiestrándose con las compañias comando que después lucharían en Malvinas y se tambien, de algunos que fueron ajusticiados en Angola. Si se dispone de mayor informacion agradecería un artículo al respecto, ya que no se sabe casi nada sobre esta participacion. Saludos cordiales desde la Patagonia Argentina

    Rhex

    • Sí, hubo un mercenario argentino. En el Frente Norte durante uno de los combates, con los mercenarios blancos, fue herido un ciudadano argentino que dijo ser de apellido Grillo, su lenguaje y acento eran inconfundibles. Yo fungía como Jefe del Puesto Medico del Bon. 2 de I -al frente del cual se encontraba el Mayor (FAR) Gonzalo del Valle Céspedes, hoy Coronel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba que desarrollo sus acciones combativas desde la salida Kifangondo hasta Maquela de Zombo, en la fontera con Zaire. Lo conocí, y converse con él, en el Hospital de Campaña, que estaba ubicado en el poblado de Dambas, donde le amputaron una pierna. Puedo asegurar que en las filas de los combatientes cubanos no habían ciudadanos extranjeros como fuerzas regulares de combate.

      Más adelante narrare el encuentro con los mercenarios blancos en Dambas; la emboscada de aniquilamiento –al Estado Mayor del Bon. 2 de I- donde se produjeron algunas bajas mortales en nuestras filas, ocurrido a la entrada de la aldea de Quibocolo dirigida por el “Coronel Callan” –que fue prácticamente el fin de los mercenarios blancos en Angola- hasta la toma del poblado de Maquela de Zombo, donde dias antes fueron enterrados catorce de estos, aniquilados por su propio Jefe (Costas Georgi Trophous c/p el Coronel Callan). Arribe a Angola en noviembre de 1975, con la unidad de Tropas Especiales..

      • Dr. José R. Alfonso, muchas gracias por su respuesta. Muy agradecido. Si, se trata seguramente de Gustavo Marcelo Grillo, argentino, que al emigrar a EEUU participo en la guerra de Vietnam -dato a confirmarse- y se enroló al regresar, en una familia mafiosa.

        Posteriormente, dado que su vida delictiva lo llevaba si o sí a la prisión, aceptó un ofrecimiento de la CIA para marchar como mercenario a Angola. Como usted sabe, la remesas de asesinos fueron en tres tandas de 80, 30 y 30 y en este último grupo, que provenía directamente desde Estados Unidos y no de Londres, Inglaterra, se encontraría Grillo.

        Acerca del fin de Callan, la información que dispongo dice lo siguiente corroborada en parte, por su testimonio de primera mano.

        Callan, después de asesinar unos 14 compañeros blancos y varios africanos, quedó desprestigiado entre los mercenarios. La situación de no mediar su captura, iba a derimirse seguramente a los balazos como ocurre con los grupos delictivos, de no mediar la estupidez del propio Callan. Un tal Mikel, refiere en un foro lo siguiente:

        “El plan de Callan presuponía el uso de una defensa activa conservando el territorio, destruir accesos de comunicación, puentes, realizar emboscadas y en calidad de plan auxiliar infiltrar fuerzas desde Zaire y presionar por la retaguardia.

        El plan no era malo, siempre y cuando se contaran con fuerzas entrenadas y fogueadas en combate, pero no se disponían de las mismas, para colmo, Callan protagonizó una matanza de 14 mercenarios a los que ejecutó a sangre fría por negarse a combatir, junto a los cadáveres de sus compañeros dejó también a 14 negros que fueron asesinados en la ocasión.

        A raíz de estos sucesos Callan es sustituido en el mando, aunque conservó el control sobre su tropa.

        El 1 de febrero de 1976, una columna FAPLA que el día anterior había ocupado Quibokolo en un contraataque que provocó 19 mercenarios muertos y 16 heridos, se dirigió a las cercanías de donde estaban las tropas de Callan.

        Este intentó dar un golpe de efecto para limpiar su imagen, tras el asesinato de sus compinches y planificó una excelente emboscada que salió tal y como estaba prevista, pero, en un exceso de optimismo, Callan disparó un lanzacohetes contra un camión lleno de municiones, y como decimos en Cuba, se jodió ahí mismo pues la explosión mató a tres mercenarios y lo hirió a él, durante más de veinte minutos se sintieron explosiones de todos los colores.

        Inmediatamente las FAPLA hicieron acto de presencia y aniquilaron a los que hicieron resistencia, otros huyeron llevándose a Callan impulsados a punta de pistola, pero lo abandonaron y fue capturado el 5 de febrero de 1976”.

        Sin duda, Grillo fue herido en estos episodios y atrapado y es aquí que es donde usted, Doctor, lo conoce en persona. Que fue de su vida, vaya Dios a saber.

        Gracias por aceptarme participar, soy argentino y vivo muy lejos del los lugares donde se desarrollaron los episodios, pero se que existe una guerra de la que nunca se habló absolutamente nada. Con actos de heroísmos y salvajadas inauditas, como en toda guerra.

        Aún falta mucho por averiguarse como actuaron los argentinos no solo en África sino también en Centro América apoyando a la Contra sobre todo.

        Mis saludos cordiales desde la Patagonia Argentina

  17. Amigos/Amigas:
    Excelente idea la de mantener un sitio para informar y opinar sobre el tema de Cuba y Angola, que todavía sigue presente.
    Tengo inquietudes sobre Cuba, desde mis tiempos de adolescente cuando escuchaba Radio Habana Cuba poniendome unos audifonos para que nadie mas oyera, porque oir tal radio en mi país se pagaba con la muerte, ni siquiera con juicio, leyes, autoridades, y etc. según se acostumbra en un estado de derecho. Simplemente un policía te podía pegar un tiro, previas torturas a su gusto y placer y listo.

    Uno salia para el cementerio y el policia a una de esas iglesias evangélicas donde no te piden cuenta de tus pecados.

    Pues que a pesar de mi interés sobre Cuba, apenas me di cuenta de la Operación Carlota de pura casualidad y por esas rarezas, me encuentro con el documento escrito por Gabriel García Márquez y bingo, que me dedico a buscar mas info al respecto, contando sólo con internet y sin el acceso fluído hacia sitios cubanos donde seguramente se encontraba la mayor fuente de info en mi idioma. Porque en todos los demás sitios de internet, casi el silencio total al respecto, con un contenido casi para telegramas y con referencias totalmente inexistentes o fuera de servicio.

    Sirva esta mención de ejemplo de la “libertad de información” que se muestra como propaganda en el “mundo libre” en contraste con la verdad disponible y publicada, a menudo restringida, pero por igual mencionada apropiadamente en otros países.

    Me descubro la cabeza, me inclino con respeto ante los patriotas cubanos y cubanas, fallecidos en este conflicto, pues se ejemplo inmortal prevalecerá por sobre cualquier mezquindad que pretenda restarle valor histórico para los pueblos de Angola, Namibia y Sudafrica en su vida presente y futura.

    Su presencia para mi es tan inmortal como la negra Carlota, dirigente esclava de una rebelión en el último tercio del siglo XIX en Cuba, que por supuesto acompañaba a las tropas cubanas en su esfuerzo para mantener libre e independiente a Angola.

    Los cubanos y las cubanas no fueron a conquistar a Angola para expropiarse de su riqueza petrolera o de diamantes.

    Fueron a asegurar que tales riquezas fueran para el pueblo trabajador de Angola, propietario de las mismas, pero privados de su disfrute por las potencias de siempre, las cuales aseguran su flujo dominando primero política, militar y culturalmente a los países ricos, que terminan viendo como su propia riqueza sirve sólo para que otros progresen, mientras en su lugar natal queda sólo la pobreza bien distribuída.

    Reitero mi profundo respeto a esta clase de héroes que han implantado un ejemplo de enorme valor para la historia de la humanidad.

    Saludos cordiales.

  18. EXCELENTE idea. Al fin he encontrado un Blog serio
    con opiniones interesantes, donde las palabras obcenas y vulgares no han aparecido aún y sí opiniones y trabajos de verdaderos profesionales. pongale un ANTI-acere, para poder sentirnos orgullosos de saber que hay cubanos que saben exponer sus criterio y otros que saben escuchar y debatir sin ofender. Mis felicitaciones a menendago05 y desearía saber si tiene más trabajos de sus experiencias Africanas. Yo al menos nunca creí nada que se dijo en nuestra patria referente a Angola.

  19. bien creyo que soy el primer protugues ablante, creyo que mi espanol ES de um nino de 10 anos pero ES mejor que nada.

    Acho que sou o primo que fala português a escrever aqui nesse post, acho que seria melhor que essa honra fosse de outro, mais já que sou eu, quero dizer que:

    Sou brasileiro e a guerra civil angolana é parte indireta da minha historia, uma vez que assim como 30% da população angolana eu falo português detesto, nao lutei nessa guerra e não conheço ninguém que tenha lutado mais ausência de material sobre tal tema(principalmente me português), é para min. uma grande ofensa a todos os que lutaram nessa guerra mas felizmente isso tem sido alterado nos últimos anos graças a internet, não na devida proporção mais é melhor do que nada

    Tenho acompanhado algumas partes desse blog e devo dizer ele tem um material excelente,nao falo espanhol muito bem mas da para compreender, gostaria que incluíssem mais material em português eu agradeço

    • Para informação dos menos atentos, o idioma oficial de Angola é o português. Também se fala Tupi Guarani, Yanomani e ate Alemão no Brasil e o idioma não deixa de ser o de Camões. Assim, aqui deixo a minha homenagem a povo irmão Angolano e a todos os Lusos que ao longo de cinco séculos lutaram e morreram em essa terra longínqua, plena de beleza virtudes, riqueza mas também sofrimento e injustiça a qual todos orgulhosamente chamavam de “meu país”.

      Para los camaradas que entienden “portugnol” y que tambien lucharam y sofrieran en África, quisiera rendirles mi admiración y respecto por su esfuerzo, sacrificio y valentía. A los líderes que los enviaran y que todavía siguen al mando de la nación, quisiera preguntar: ¿valió la pena? Que ha cambiado en Cuba al largo de los 16 anos de la intervencion en Angola? A las madres mujeres y hijos de los casi 3000 que fallecieran por Cuba… en Angola, quisiera preguntar : ¿valió la pena ?

  20. Saludos, compatriotas, cuba sera libre con la alluda de sus hijos,`Por la gracia de Dios.

  21. la revolucion la hacen hombres con sus virtudes y sus defectos, el error estriba en el mesianismo, pero lo que no se puede ignorar que todo intento de revolucion es contra una sociedad explotadora, el capitalismo nacio en el mundo ecjhando sangre por todas partes , un ejemplo ciuan al mariscal keitelen el jnuicio de niuremberg el fiscal estado unidense se refirio a el como genocidad de la poblacion sovietica y de los soldados sovieticos terriblemente masacrados por el bando al ejercito aleman firmado por el dando esa orden el se paro y dijo con que derecho los estados unidos de america hablan de genocidio nuestro si ustedes desde el año 1778 hasta el 1945 mataron a 11 000000 de habitantes originarios los verdaderos estados unidenses a los que ustedes llaman indios, escuchen la memoria historica no se puede olvidar nunca olviden que existe un gobierno permanente que rigen los destinos de un pais hace 200 años el de las grandes industrias y los grupos de poder en estados unidos el presidente es solo una marioneta de ellos , como dice el dicho jueguen con la cadena pero no toquen el mono , puedes hablar mal del presidente y decir horrores pero cuidado expropiar una super poderosa y explotadora enmpresa y detras mis queridos lectores de una gran riquesa hay un horrendo crimen lean a roseau y a alber camus

    • que mucha mierda te han metido en la cabeza cretino.

      • El General que erróneamente algún cretino llamó de su congénere, tiene razón sobre el genocidio de nativos norte americanos. Sin embargo entiendo que hay ignorantes cretinos que prefieren alienarse de la realidad contestando de forma ofensiva y sin fundamento. Hy que respetar opiniones y convicciones. Sin embargo la ignorancia ostensiva no es tolerable.

  22. Un general sudafricano habla sobre cuito cuanavale

    http://www.defenceweb.co.za/index.php?option=com_content&view=article&id=838&catid=57:Book%20Reviews&Itemid=141

    Tactical stalemate and geopolitical change (the end of the Cold War) led to negotiations and talks led to peace – and nonracial democracy in South Africa. Prussian military philosopher Carl von Clausewitz described war as the continuation of politics by other

  23. Estuve en la agrupación final de tropas en Angola, desde el 5 de enero de 1990 hasta el 21 de mayo de 1991. La cifra oficial de cubanos muertos que aparece ahí fue dada a conocer durante la llamada Operación Tributo, el 7 de diciembre de 1989, cuando se trajeron a casa los restos. En el tiempo que me tocó, esos últimos 17 meses, también según cifras oficiales que allá se manejaron, murieron otros 12 compatriotas, por diversas causas. Haría un total de 2089.

  24. de cabaiguan habia un medico entre nosotros recien graduado Julian, termino con un tiro en un pie en una emboscada de la unita, cerca de pereira de eca, en un terraplen via tchmutete mina. si lo conoceis hablame del mismo y que es de su vida.

  25. Es interesante saber sobre uno de los ejercitos mas valientes de Latinoamerica, sobre sus aciertos y errores; sobre aquellos comentarios tan desacertados de personas que critican a los gobiernos Latinoamericanos que son totalmente independientes lo hacen desde una perspectiva eurocentrica racista que concideran a nuestros pueblos inferiores a los Europeos o seudoeuropeos (como el que gobernaba Sudáfrica en esa época), lo peor de todo que muchos de ellos son latinoamericanos que prefieren parecerse a ellos en vez de tratar de admirar y respetar su propia cultura.

  26. Me excuso por anticipado si mis modestos aportes parecen estar fuera del contexto que promueve este espacio. No obstante pienso que estos diferentes escenarios son episodios de la misma trama. El primero lo conozco mejor y creo que el análisis de sus raíces es válido para todos.

    EL INTERNACIONALISMO. RAICES Y MOTIVACIONES.
    LA AVENTURA ARGELINA

    He meditado mucho sobre el origen, causas e intereses que desencadenaron en el seno de nuestro proceso revolucionario la temprana tendencia a la participación, en una serie de eventos, que calificados como “Internacionalismo Proletario” marcaron una larga etapa de nuestra historia dejando una profunda e indeleble huella en la conciencia nacional.
    Alguien ha dicho que en la médula de los sistemas totalitarios, que invariablemente constituyen el modelo gubernamental de los regímenes comunistas existe un componente calificado como bulimia expansionista. Resulta evidente que el nuestro no escapó a ese designio.
    También parece lógico comprender que la aplicación práctica de estas tendencias requiere de un escenario favorable. Las coyunturas geopolíticas predominantes en el período propiciaron el despliegue y la materialización de estos eventos. Esta política delirante de recomponer el mundo no partía aisladamente de la personalidad narcisista y mesiánica de Fidel, de su visión cosmogónica del futuro político de la humanidad de la que su megalomanía le inducía a considerarse promotor
    La otrora vigorosa Unión Soviética, en pleno auge de su poderío militar y suficiente para subvencionarlo económicamente constituyó el eslabón de simbiosis pragmática que lo permitió.
    El proceso de descolonización africana consecutivo al final de la Segunda Guerra Mundial era el caldo de cultivo adecuado. En esos vastos territorios secularmente explotados y despojados del acceso a la contemporaneidad comenzaba una nueva etapa. Las inmensas masas populares autóctonas, más que nacionalidades, conglomerados tribales, respondían al enfoque ideológico y las tendencias políticas de aquellos que por lógica elemental se constituyeron en sus líderes, (los que tuvieron acceso a un nivel cultural más elevado), adquirido frecuentemente en el seno de las potencias coloniales y a su vez inmersos en las corrientes políticas dominantes en ese hábitat. El enfoque complaciente del occidente intelectual “progresista”, en particular el Europeo, desde sus confortables ubicaciones primer mundistas, facilitaron en buena medida una corriente de pensamiento socialista, con matices que le acercaban a la URRS de posguerra y esta última abrió las puertas de sus Universidades y sus centros de adoctrinamiento y se comprometió moral, material e interesadamente con la causa de aquellos que se proyectaban como futuros líderes del África emergente.
    Por otra parte y a pesar de lo justo y acertado del hecho, la retirada en un período temporal breve de las potencias coloniales, en especial Francia y Portugal, creó en cierta medida un vacío de poder. Dentro de las regiones en que venían gestándose movimientos anticoloniales surgían paralelamente corrientes de diverso signo político, vinculadas algunas al pensamiento y el enfoque ideológico de sus líderes y en buena parte también a la ayuda material y el respaldo internacional que estos recibían de diferentes potencias (China tuvo una activa participación) que tampoco perdían de vista el inmenso potencial económico y fértil terreno de cultivo para corrientes ideológicas de aquellos vastos territorios. El enfrentamiento entre estas tendencias antagónicas tuvo trágicas consecuencias que como suele ocurrir pagaron con creces las masas desposeídas mientras sus paladines básicamente luchaban por un poder que les proporcionaría la riqueza material y la satisfacción egocéntrica que conforma la personalidad común de los lideres.
    La participación de Cuba en diferentes contextos geográficos, en particular africanos, implica la consideración de múltiples aspectos.
    La incómoda situación en que sumió la solución de la Crisis de Octubre a la prepotente figura de Fidel le dejó un tanto al margen de sus aspiraciones de liderazgo internacional. Factor no despreciable en el conglomerado de circunstancias que le impulsaron a recuperar sus aspiraciones con el envío de tropas a Argelia en 1963.
    La integridad jurisdiccional Argelina en riesgo por aspiraciones territoriales de Marruecos fue la justificación táctica. Desde el punto de vista estratégico, su ubicación geográfica y la relativa comunidad ideológica con Ben Bella – no compartida por Boumediene- le convertían en un importante centro político-militar para el desarrollo de movimientos de liberación del África Sub-Sahariana que su inquieta mente preveía.
    Maestro en la búsqueda de motivaciones, la presencia de guerreros cubanos en el África negra podía justificarse esgrimiendo diversas consignas tales como aquellas que subrayaban la comunidad cultural e histórica en cuestiones tan sensibles como el sincretismo religioso que las relacionaba. Incluso se hablaba de deuda histórica.
    Estos propósitos hegemónicos a escala universal evidentemente superaban las posibilidades reales de materializarlos. Pero tan temprano como entonces su afán de protagonismo histórico era lo suficientemente predominante para canalizar, sin ningún recato ni sentimiento de culpa, buena parte de los generosos aportes recibidos en aquellas improductivas aventuras substrayéndolos impunemente al necesitado peculio nacional.
    Como si fuera poco lo destinado a la fracasada y desatinada “Lucha Antiimperialista Latinoamericana “, que se cobró millones de dólares y centenares de vidas en una estéril y frustrada contienda por imponer un modelo que a casi nadie satisfacía y a pocos beneficiaba, el incluir en su agenda mesiánica la “liberación “ Africana y su conducción hacia el utópico socialismo podría calificarse a la luz de la historia como una bufonada, desgraciadamente enlutada por miles de vidas sacrificadas y una total pérdida de prestigio de una buena parte de los ejecutores del programa .
    Cabe señalar no obstante, que la presencia político militar cubana en África, en la década de los sesenta fue más exitosa, aunque finalmente fuera transitoria, que la lograda en Latinoamérica, desde los primeros intentos, Dominicanos y Venezolanos hasta el epílogo Boliviano del Ché.
    De la aventura Argelina en particular tengo cierta experiencia personal por cuanto participé en ella.
    En el trabajo de Pablo J. Hernández, Estudio Culturales 2003, en el que se ofrecen abundantes datos sobre el tema, con los cuales en general concuerdo, hay sin embargo algunas afirmaciones que no parecen ajustarse a la realidad.
    El Campamento de La Legión Extranjera de Sidi Bel Abbes, (Bedou) fue nuestro lugar de asentamiento, a medio camino entre el Mediterráneo y el Sahara.
    Durante nuestra estancia conocimos algunos latinoamericanos en supuesto entrenamiento, pero su número nunca sobrepasó la media docena y mi impresión personal es que estaban más en fase de observadores-turistas que en la de futuros combatientes. No se si después de nuestra partida el número se incrementó, pero al menos, durante esta etapa, los que recibieron entrenamiento militar fueron básicamente los soldados Argelinos, en particular vinculado a la tecnología que nos acompañaba y que finalmente quedó en manos del Ejército Nacional.
    Creo que el conflicto Argelo-Marroquí, amen de ser aprovechado por Ben Bella para respaldar su imagen tercermundista y progresista, surgió básicamente, porque como ha sucedido históricamente en África, los límites fronterizos definidos por los colonialistas no siempre se correspondían con los originales, y a pesar de la aceptación por la OUA de que se admitieran por los países liberados del colonialismo las fronteras vigentes en ese momento, lo cierto es, que si como en este caso, esta frontera restringía el acceso a riquezas naturales importantes, en este caso el petróleo, el problema era prácticamente inevitable y posiblemente local.
    Otro dato erróneo del citado trabajo es incluir en el arsenal cubano desembarcado en Orán, aviación militar.
    Un batallón de tanques, un grupo de obuses y morteros, artillería antiaérea y antitanque y un total de 600 hombres, trasladados en los buques Aracelio Iglesias y González Lines, fue esencialmente la composición del Grupo Especial de Instrucción como se le llamó.
    Aun cuando las tropas cubanas no participaron en ningún encuentro armado con los marroquíes, la información de que se disponía relacionaba la técnica militar en su poder con un origen Francés.
    A la antigua fortaleza de la Legión Extranjera Francesa, llegaron unos días después que las nuestras, tropas egipcias y soviéticas. Un poco en broma comentábamos que aquello era una pequeña Torre de Babel. La mezcla de español, ruso, árabe y rudimentario Ingles sazonaba los intentos de comunicación entre los miembros de los cuatro ejércitos
    Resulta curioso como a pesar de la manifiesta influencia de Naser en la región y de sus definidos intereses en la consolidación de un Magreb unido y fuerte, en el cual teóricamente debía incluirse Argelia, sus tropas llegaron varios días después que las cubanas. Signo de la estrecha vinculación de Ben Bella con Fidel y de la habilidad de este último para asumir el protagonismo.
    Ben Bella por su parte también aspiraba a cierta preeminencia regional, un poco en competencia con la que pretendía el líder Egipcio
    Los soviéticos, intereses a parte, creo yo que se sintieron obligados a participar. De todos modos, su presencia en África resultaba menos riesgosa y contradictoria que en América y el Caribe, donde su estrategia adoptaba otras rutas críticas.
    Por otra parte sus veleidades con Marruecos, previas a la liberación Argelina habían cambiado de tono por la inevitable tendencia derechista del Rey y la adopción de compromisos internacionales que un poco los sacaban del contexto participativo en el área.
    Si las ideas de Ben Bella se correspondían con las de Fidel, en especial en la mesiánica tarea de contribuir en la liberación de los países africanos pendientes de terminarla, lo cierto es que en el terreno ideológico, la facción que respondía a Boumediene, líder natural del ejército, los soldados y la población, absolutamente comprometidos con el Islamismo, para nada coincidían con aquellos presupuestos. Las discrepancias y los conflictos entre ambos líderes eran ya muy evidentes en el momento de la presencia cubana.
    Estas diferencias se palpaban también en los miembros de las Fuerzas Armadas Argelinas y en la población. Creo que esto último lo expresaba bien la afirmación popular de que querían hacer el Socialismo, pero eso si, no comulgaban con la idea de construir el Comunismo, una doctrina esencialmente iconoclasta y en insalvable contradicción con su milenaria cultura religiosa.
    No mucho tiempo después, Ben Bella fue depuesto ocupando la dirección del país Boumediene apoyado por sus seguidores, en particular las fuerzas Armadas de quien siempre fue el líder natural.
    Si bien esta primera aventura internacionalista, oficial y a gran escala, terminó sin penas ni glorias, por cuanto el conflicto fue resuelto al margen de esa intervención y probablemente hubiese ocurrido así aun sin su presencia, e incluso de la de tropas Soviéticas y Egipcias, muchos estudiosos concuerdan en que más que una pequeña victoria militar el enfoque estratégico implicaba la creación de una base de operaciones, geográficamente bien situada para la ulterior intervención en el África negra, preñada de inquietudes generadas por la tendencia a la extinción de un colonialismo anacrónico, desfasado y caduco que debía, si no eliminar la explotación secular ejercida durante siglos por las grandes potencias europeas, al menos modificar sus métodos para ponerse a tono con las nuevas realidades de la segunda mitad del Siglo XX.
    Este proyecto no tuvo tiempo de alcanzar su meta. La destitución de Ben bella y la asunción del poder por Boumediene cambiaron radicalmente el escenario que con otra mentalidad diferente excluyó de sus programas esta ambiciosa y descabellada aventura y obligó a la búsqueda de otros escenarios propicios.

    Pericles

  27. Se que este espacio está dedicado a Angola,sin embargo para los que por múltiples razones participamos en diversas aventuras en el continente Africano, estas resultan inseparables.
    Por esta y otras razones quiero compartir estas meditciones sobre el fenómeno del Internacionalismo.

    EL “INTERNACIONALISMO PROLETARIO”

    Como todos los que llegan a la tercera edad, con frecuencia analizo, una veces con placer y otras con resignación, los componentes tradicionales y clásicos que conforman la vida de los hombres comunes y los pequeños rasgos que los distinguen, aquellas conductas, actitudes, decisiones o aventuras que matizan, particularizan e individualizan a cada ser humano – en este caso los míos
    Quizá, si algo distingue a los seres corrientes, en este trozo de historia que nos tocó vivir, dada la singularidad de la etapa y las tendencias predominantes, es el hecho, de que cualquiera en nuestro País, puede haber sido protagonista, o al menos participante, en algún evento, nativo o internacional, que en ese, su propio ámbito, le proporcionó una connotación particular y a la vez, le dejo una mezcla de memorias imperecederas que surcando la corteza de su espíritu, dejaron su huella de sutiles remembranzas, con su mixtura de vivencias de una ya lejana juventud, romántica y febril y el análisis retrospectivo de los valores reales que lo suscitaron, las intenciones que lo motivaron y los resultados que el tiempo se encargó de decantar.
    La primera vez que me alejé del terruño, en la bodega de un barco, en una madrugada silenciosa y tensa, no sabía a ciencia cierta, ni cual era mi destino, ni cuanto duraría aquella andanza. El brusco desprendimiento de mi hábitat natural, la ausencia sin despedidas, y sin explicaciones, inevitablemente generadoras de una lógica expectativa e inquietud familiar, sumadas a la perspectiva del enfrentamiento, a fenómenos cuya dimensión desconocía, me precipitaban a un estado de ansiedad, que solo la juventud, y la inexperiencia me permitían sublimar, descargando la responsabilidad de las consecuencias en los que sin consultarme decidieron mi suerte.
    La aventura marítima, el desafío de un océano, solo conocido en los libros, el ingreso a un Mediterráneo, poblado de leyendas y el recalo en un puerto, hasta entonces incierta perspectiva del final de un viaje rebosante de interrogaciones, me marcaron con la huella quijotesca que el pensamiento romántico de la época definía como realidad.
    El desembarco y la caravana de marcha se organizaron con la premura y el desorden característicos de los tiempos y poco después, de nuevo se recreó mi vista con un paisaje desconocido, con vegetación y plantas ajenas a mi cultura tradicional. Por primera vez, los olivos, cargados de fruto y aquella extensión inmensa, donde se perdía la vista, sin colinas ni montañas que se difuminaba en el infinito de una tarde, fría y hostil. Después, al final, una muralla alta y vetusta, un recinto protegido y dispuesto para rechazar cualquier contingencia, – me recordaba las películas de la niñez- solo que ahora, era protagonista y actor, en una supuesta guerra, que en cualquier momento podía envolverme en la vorágine de un combate cuyas consecuencias eran imprevisibles.
    El cansancio y la tensión de una posibilidad incierta no fueron suficientes para conciliar el sueño. Una inclemente temperatura glaciar, contradecía el aserto ignorante de los promotores sobre el clima y además de la noche fría e insomne nos sorprendió un amanecer despiadado, donde el agua prevista para el aseo matinal, exigía, para acceder a su empleo, la ruptura de una capa de hielo.
    La sucesión de los días, las semanas y los meses, abrumado de trabajo, mal alimentado y sucio, trascurrieron bajo la aspereza de aquel invierno de crudeza inesperada, para el cual no estábamos preparados y la interrogante, que solo para mi consumo, me hacía de vez en cuando: ?Que carajo hacíamos nosotros allí¿?
    Había, por supuesto, una respuesta oficial. En esos tiempos, hasta podía ser convincente y en realidad, salvo las excepciones clásicas y “normales”, un sentimiento de solidaridad y un compartir con igualdad las penurias y los riegos de las contingencias, le confería al evento un sentido de aventura romántica, de hidalgo enfrentamiento, de justa y humana solidaridad. A los 28 años y procedente de la telúrica realidad en que venía inserto, eventos de esa naturaleza, superaban el razonamiento lógico, las dudas incipientes y las inquietudes personales.
    Solo muchos años después, en el reposo de la edad, sería capaz de aquilatar en su justa medida, los resortes que movían decisiones de aquella especie, las consideraciones, enmarcadas en el trasfondo de un pensamiento, que esgrimiendo realidades y eventos locales, para nada discutibles en su esencia, escondía el pragmatismo interesado de imponer modelos. Independientemente de sí, la cultura y tradiciones, el pensamiento secular o las profundas raíces de una religiosidad milenaria- capaz en ocasiones de llegar a sustituir la legislación social emergente que debía subordinarse a los viejos códigos que marcaron con su impronta los hábitos y costumbres de aquellas comunidades- resultan categorías tan válidas, que sería improcedente su sustitución.
    La aventura, que duró seis meses, y le restó 30 libras a mí ya magra constitución, finalmente terminó y se repitió, a la inversa, el itinerario interoceánico que me devolvió a la Patria y la familia.
    Atrás quedaron los recuerdos de una experiencia, que puso a prueba mi vocación de Médico, mi modesta preparación y la sensación, de que para los patrones de la época, había cumplido satisfactoriamente con mi deber.
    Los pequeños lunares, las manchas que deslucían el carácter épico y justiciero del sacrificio, no tenían todavía suficiente peso y se ignoraban, como excepciones inevitables, como máculas transitorias que el futuro se encargaría de limar.
    Allí, en aquel suelo ajeno, extraño y mal comprendido, no dejamos por suerte ninguna tumba que recordar. Los más belicosos y experimentados, los que un poco venían haciendo del combate su profesión, se quedaron con las ganas de ejercitarla, porque, razones ajenas a ellos mismos pusieron término a una contienda que parecía más razonable dirimir en otro terreno. No sería, desafortunadamente, la historia de otras confrontaciones que la estrategia que se iniciaba allí, proporcionaría en el futuro, donde la cuota de sacrificio exigiría un gravoso tributo
    Entre los recuerdos gratos que conservé, no olvidaría mi visita a Argel y en particular la exploración del barrio tradicional.
    La parte alta, que es el núcleo antiguo de la ciudad, se caracteriza por ser un laberinto de calles estrechas dominado por la Casbah, una fortaleza del siglo XVI construida por los turcos, que da nombre a todo el barrio. Después de la II Guerra Mundial, el rápido crecimiento de la población en el sector islámico provocó la aparición de barrios de barracas en las zonas circundantes.
    Las calles, tan estrechas, que en ocasiones, las manos extendidas casi tocan los edificios de ambas aceras, empinadas y llenas de esa magia típica de la región que parecen transportarte a un cuento de La Mil y Una Noches y los rostros ceñudos y desconfiados, que aun no habían olvidado el reciente pasado colonial de crímenes abusos y excesos de todo tipo.
    Mi afición a la historia se recrea con el encuentro de un viejo habitante de la ciudad, que además de sorprenderme con un español perfectamente
    comprensible y casi sin acento me contó…
    Como en el 1200 a. C. los fenicios, que ya habían fundado colonias en la bahía de Argel, contaban con un puesto comercial costero en la zona. Al finalizar las Guerras Púnicas, la ciudad (146 a. C.) quedó integrada dentro del Imperio romano, y pasó a llamarse Icosium
    De aquella etapa, aun persistían las ruinas de un circo, cuya contemplación, fue como un regalo singular y pródigo que me abstrajo de la realidad que me condujo hasta allí y otros restos urbanos, en los cuales encontré un mosaico que conservé muchos años
    La actual ciudad fue fundada alrededor del 950 por los beréberes, y durante los siguientes cinco siglos estuvo en varias ocasiones bajo el dominio de europeos, árabes y, de nuevo, beréberes. Los españoles la conquistaron en 1510 y fortificaron el islote que se extiende frente al puerto, conocido como el Peñón. En 1518 sus habitantes expulsaron a los españoles y proclamaron su inclusión dentro del Imperio Otomano. Con los otomanos se convirtió en la capital de la costa de Berbería, cuyos piratas atacaron durante trescientos años a los barcos procedentes de cualquier lugar del mundo. En 1816 una flota integrada por holandeses y británicos consiguió destruir casi por completo la armada argelina, pese a lo cual la ciudad continuó siendo un puerto pirata hasta 1830, en que Francia, como venganza por los ataques que sufrían sus barcos, conquistó primero la ciudad, y después el país entero.
    Tampoco olvidaré mi visión del Sahara
    Aunque el desierto nos pueda parecer una gran barrera, no ha sido así a lo largo de la historia. Me impresionaba pensar como el hombre osaba atravesar aquella inmensidad, árida, estéril, impresionante. Supe, de distintas fuentes, que el comercio transahariano empezó en el año 1000 a. C., cuando se atravesaba con bueyes, carros y carretas. Que Cartago dio nuevos impulsos a esa demanda en el siglo III a. C., y que Roma introdujo el camello como medio de transporte tres siglos más tarde. De cómo, a partir del siglo VIII, coincidiendo con el apogeo del poder árabe, el comercio sahariano alcanzó gran importancia y llegó a su máxima expansión. Entre los siglos XIII y XVI; numerosas rutas cruzaban el desierto y unían los reinos africanos medievales y los imperios de Ghana, Songhai, Kanem-Bornu y Hausa con los puertos del norte de África. Los principales productos comerciales eran el oro y los esclavos hacia el norte, y la sal (de las minas del Sahara), las conchas de cauri (la principal unidad monetaria) y las armas hacia el sur. Éstos constituían mercancías imprescindibles para los Estados, pero las caravanas también transportaban artículos de lujo: vestidos caros, pimienta, marfil, nuez moscada, artículos de cuero y, en el siglo XIX, plumas de avestruz.
    Se dirigían hacia el norte con destino a Europa.
    Pero la avidez de aquel mundo no se conformó con la explotación del comercio y finalmente, terminó por conquistar, a sangre y fuego, aquellos territorios codiciados y sus riquezas, que durante muchos años, engrosaron las arcas de las naciones europeas a expensas de la explotación y el sojuzgamiento de aquellos pueblos, que a pesar de su tenacidad, no pudieron resistir el embate de las potencias del norte, más desarrolladas y fuertes.
    Estas fueron mis ganancias en la aventura. Un enriquecimiento del acervo cultural. Una historia que contar a los nietos y un punto de partida para comprender mejor lo que vendría después
    Los años se deslizaron a través del tiempo. El mundo siguió su curso. Muchas nubes de tormenta amenazaron el reposo y la paz. Como si no fuera suficiente con las inevitables catástrofes naturales, el hombre contemporáneo, pertrechado de nuevos y poderosos recursos de destrucción parece haberse impuesto la tarea de contra restar las consecuencias de las tasas de crecimiento poblacional, que no por casualidad, alcanzan sus más elevadas cotas en el mundo subdesarrollado y pobre.
    Y entonces, cuando ya no lo esperaba, una nueva convocatoria me mezcló otra vez en la tumultuosa corriente de la contemporaneidad.
    De nuevo África. Pero ahora, no en el mundo árabe de las leyendas y del desierto, de los camellos y sus caravanas, de las mujeres veladas y sometidas por las leyes religiosas, de la poligamia aceptada y practicada a contrapelo de legislaciones que pretendiendo modernizar las naciones, resultan impotentes ante las tradiciones y las costumbres centenarias. Ahora, era el África negra, con sus dialectos regionales y su Portugués impuesto, con sus prácticas tribales y su filosofía de la vida y de la muerte, que resistió el influjo de siglos de dominación foránea y que pagando un fuerte tributo emergía de un colonialismo, agotado y trasnochado, que no obstante su resistencia, no pudo sobrevivir a las ideas, las realidades y los retos que le imponía sin apelaciones la segunda mitad del siglo XX.
    La sorprendente realidad que impactaba los sentidos: las calles desbordantes de desechos, el penetrante hedor que contaminando el ambiente inducía una permanente sensación nauseosa, que después sabría me acompañaría mucho tiempo, la impresionante miseria ambiental, que deslucía la otrora hermosa y elegante ciudad, resultaba el pórtico de bienvenida, la introducción a un mundo que combinaba en partes alícuotas, el recuerdo, aun cercano, de la impronta colonial, con su secuela de explotación y abuso, el desarrollo y la persistencia de una conducta servil y temerosa, y una cultura marcada por siglos de atraso y como enquistada para sobrevivir en la intemperancia y la inclemencia del pasado y renuente a evolucionar en un presente lleno de interrogantes y de inquietudes que la contemporaneidad continental, lejos de despejar, contribuía a alimentar.
    El África de la posguerra, había escapado, casi en su totalidad del viejo colonialismo, había roto las rancias cadenas que durante siglos le ataron y le constriñeron a una vida de servidumbre y desesperanza, con muchas de sus riquezas aun intactas, pero casi como norma, con una absoluta incapacidad para apropiarse de ellas. Los liderazgos autóctonos, por lo regular formados intelectualmente en las antiguas Metrópolis, salvo quizá, contadas excepciones arribaban al poder dedicados, como tarea fundamental al enriquecimiento personal, y a la creación de estructuras políticas que les aseguraran su persistencia como paladín perpetuo, despertando muchas veces ilusiones místicas que tendían a confundir su destino gubernativo, que tras la imagen de una democrática modernidad, escondían viejas raíces, sugeridas y entronizadas en su pensamiento, por su formación histórica y que más que preocuparse por el destino de sus pueblos, por su miseria y su ignorancia, centraban su atención en su futuro personal.
    La corrupción administrativa, la entrega de los recursos, la represión de las corrientes opositoras, empeñadas también en el disfrute del poder y sus ventajas, generaban confrontaciones internas y propiciaban ingerencias extranjeras, unas con el instinto carroñero de apropiarse de las ventajosas riquezas aun existentes y otras con el interés de extender una hegemonía ideológica y un modelo teórico que la geopolítica de la época exhibía como alternativa dialéctica y justiciera.
    Y en esta encrucijada encajaba mi presencia. En esta coyuntura, de nuevo atravesé el océano y por segunda vez en 25 años me pregunté, si valía la pena, el abandono y la lejanía, la nostalgia y el reencuentro con aquella realidad convulsa y expectante, pero sobre todo, si las decenas de miles de hombres y mujeres que me acompañaban o me precedieron, estaban realmente a la altura de los postulados hipotéticos que enmarcaban el intento.
    Portugal no obtuvo el control completo del interior del país hasta comienzos del siglo XX. Posteriormente fue gobernado bajo el llamado Regime do indigenato, un sistema colonial, en el que la explotación económica, el abandono cultural y la represión política estuvieron en vigor hasta 1961. En 1951 el rango oficial de Angola se cambió de colonia a provincia de ultramar; poco después, se adoptó una política de rápidos asentamientos europeos, en un inútil intento del poder colonial para evitar lo inevitable. Durante la década de 1950 surgió un rápido movimiento nacionalista, y en 1961 empezó una guerra de guerrillas contra los portugueses.
    Los nacionalistas, sin embargo, se dividieron en tres grupos rivales: el Frente Nacional para la Liberación de Angola (Frente Nacional de Libertação de Angola, o FNLA), el MPLA, y UNITA. A pesar de su poderío militar, ninguna se impuso al ejército portugués hasta la revolución de Portugal en abril de 1974. Después, el sistema colonial portugués empezó a declinar. El nuevo régimen de Lisboa acordó un traspaso de poder, y el 11 de noviembre de 1975 Angola consiguió su independencia.
    Dos gobiernos afirmaron representar al nuevo Estado: uno formado por el MPLA en Luanda, el otro por UNITA en Huambo. En la inevitable guerra civil en pos de la hegemonía se vieron implicadas las superpotencias: el MPLA fue apoyado por la URRS y ayudado por tropas de Cuba, mientras que Sudáfrica, Estados Unidos y otras potencias occidentales se aliaron con UNITA y su líder, Jonas Savimbi. Al inicio de 1976, el MPLA había ganado más dominio, y su dirigente, Agostino Neto, que también era el presidente del país, fue poco a poco reconocido en el mundo.
    Neto murió en 1979 y el liderazgo político fue asumido por José Eduardo Dos Santos. Continuó la guerra contra las guerrillas, que contaban con el apoyo de incursiones militares de Sudáfrica en territorio angoleño, con la intención de perseguir a los insurgentes de Namibia, y al mismo tiempo intentar desestabilizar el gobierno de Dos Santos.
    En agosto de 1988, en las negociaciones realizadas por Angola, Sudáfrica y Cuba, se acordó un plan de paz que incluía la independencia para Namibia. En mayo de 1991 abandonaron Angola las últimas tropas cubanas
    En esta nueva versión del “Internacionalismo” en la que otra vez me veía inserto era evidente, que muchas cosas habían cambiado.
    Las divisiones jerárquicas, poco nítidas en la primera aventura, ahora eran más evidentes y no solo implicaban un distanciamiento entre jefes y subordinados en el plano de las relaciones personales, imponían también una marcada diferencia en las condiciones y la calidad de vida.
    Lujosas residencias, automóviles modernos y una logística particular, distinguía el ambiente de los superiores y en más modesta escala, los subalternos, según su rango, salvo los riesgos inherentes a una contienda bélica, ostentaban un nivel de vida que superaba con creces al de su origen en el terruño.
    Nadie resulta ajeno a la influencia externa, a los cambios que surgen a su alrededor. Aquellos hombres y mujeres, procedentes de una sociedad cerrada y excluyente, que imponía las leyes de su ética particular, con la férrea disciplina que exigía su perpetuación y el alcance de sus intereses,, no podían escapar, ni en su pensamiento interior ni en la cotidiana expresión de su vivir al ascendiente que estos contrastes ejercían sobre ellos. Desde la estrecha realidad de la supervivencia que constituía el marco espiritual y material en que vivían, eran catapultados, en unas horas, a un escenario nuevo, con patrones diferentes; que solo oficialmente, trataban de mantener la estructura original. Pero los mecanismos de contención, representados también por hombres y mujeres, procedentes del mismo caldo de cultivo, resultaban incapaces ellos mismos de imponer las normas, los tabúes y los prejuicios estereotipados que teóricamente debían conservar.
    Y nacieron nuevas reglas, nuevas costumbres, y se daba la paradójica realidad, de que solo en unas horas, aquellas mentes sometidas y dóciles se adaptaban y se ajustaban a la contrastante y nueva posibilidad, que irrumpía en sus vidas, tirando por la borda, sin remordimientos ni prejuicios, sus viejos estilos, sus rígidas normas de austeridad y respeto, como si la vorágine de una guerra cercana, la ausencia del medio tradicional y los riesgos que los acechaban fueran en realidad la justificación de su conducta, sin reconocer, conciente o inconscientemente, que la fragilidad de los principios que estructuraron su vida, eran una causal mayor para sucumbir al cambio que la influencia del presente en que habían sido introducidos.
    Decenas de miles atravesaron esa experiencia. Muchos la sobrevivieron y retornaron a su mundo original, retomando el ritmo de su ambiente, como si el paréntesis de la aventura, al cerrarse, fuera el epílogo en que terminaba. Pero todos, en una u otra forma, quedaron marcados. Nadie podría escapar a la percepción, evidente y preocupante, de que la quimérica esperanza de construir un mundo mejor, que solo podían conseguir los propios hombres, no solo dependería de las concepciones o las categorías filosóficas, por muy convincentes que pudieran ser, de la fuerza que se ejerciera para romper los modelos que la precedieran, del escamoteo de la modernidad circundante para limitar la tendencia a las comparaciones, porque la propia materia prima esencial, el hombre, resultaba tan vulnerable y frágil, que evidentemente serían incapaces de perpetuar las transformaciones que ese onírico futuro les exigía.
    Mi imagen de la realidad se amplió.
    Las motivaciones que impelían a la búsqueda de aquella participación, pasaron de lo romántico y esotérico a lo pragmático. El pensamiento quijotesco, abstracto y manipulado, colisionó, inevitablemente, con el duro entorno que imponía sus reglas. Enfrentarse a ellas con los restos de los maltrechos principios era riesgoso y comprometedor y solo conducía al aislamiento. Era más sencillo ser cómplice y participar de las ventajas que oponerse a su arrolladora realidad, porque la magnitud del acontecimiento, tan profundo y amplio, no admitía la crítica ni el análisis.
    La aparición de las relaciones de pareja, en aquel medio, más que a la atracción física, el imperativo sexual o la afinidad espiritual, dependía, con mucha frecuencia, de las ventajas materiales que condicionaba. La ecuación jerarquía-poder- ventajas materiales, era común denominador de estos vínculos, por lo demás, generalmente transitorios, ajenos a la existencia de las relaciones familiares, que momentáneamente pasaban a un segundo plano, para retomar su vigencia al regreso.
    El abuso del poder, justificado por el ambiente, esencialmente militar y las condiciones de un estado de guerra, mancillaban las viejas tradiciones clasistas. Se toleraban y aceptaban como un mal inevitable, y la intolerancia a sus manifestaciones, conducían sin apelación al traslado a las más remotas y peligrosas regiones.
    El tránsito de bienes materiales a la retaguardia lejana, en ocasiones ridículos exponentes de la incultura de sus ejecutores, marcaba la tónica de rapiña consustancial a todas las guerras y tenía una escala permisiva concordante con la categoría del emisor.
    Los bien provistos y custodiados almacenes, no tenían restricciones para los jefes, que podían regodearse con los más finos licores y los más exigentes y tentadores bocados, mientras la tropa que combatía en las trincheras y estaba en duras y complejas situaciones, sobrevivía con lo que ni siquiera la población autóctona, desnutrida, subalimentada y miserable aceptaba consumir.
    El regreso, traía, mezclado en singular cóctel, la alegría del término del compromiso, la vuelta a casa, con sus limitaciones materiales y el reencuentro con la familia; la posibilidad para algunos, de ciertos bienes materiales, inaccesibles en el mercado nacional y para muchos, como yo, una profunda sensación de frustración y desencanto, en cuanto a los valores humanos, la justicia, los ideales y un escepticismo lacerante y cruel que me marcaría para siempre, dejando un vacío, una sensación de pérdida irreparable en lo más caro y preciosos del hombre, su fe y su entrega a una causa que creyó justa y resultó tan falsa y desalentadora que me abandonaba entonces sin asidero, sin justificaciones y sin esperanzas.
    Por supuesto que la coincidencia temporal del derrumbe (1988-1989) del universo conceptual y material en que se sustentaba el pensamiento político y social criollo, con el episodio vivido, determinó un reforzamiento inevitable de estas nociones, reafirmando en mi conciencia ya desde antes escéptica y frustrada el criterio de lo falso de sus proyecciones y la debilidad de su base de sustentación.
    Y pensé entonces que había terminado.
    Pero no sería tan sencillo. Ahora, en nuestro propio ambiente, las repercusiones del desastre de aquel mundo que nos sustentaba e inspiraba imponían transformaciones inevitables Las cotidianas necesidades, asignaban nuevas demandas y me percataba, que la proximidad del retiro, no solo me alejaría de la vida tradicional, de las motivaciones profesionales, sino que además, me sumiría en una crisis económica insoluble.
    Y surgió una nueva expectativa, el trabajo en el exterior, como posibilidad de enfrentar este último reto.
    De nuevo la influencia de las raíces familiares, con sus tendencias migratorias, estimuladas por el análisis de una realidad presente y la gravitación de un futuro cercano, generó la aceptación de aquella oferta, aparentemente con posibilidades de desarrollo. Más realista y menos romántica, parecía compatibilizar las ventajas financieras potenciales, que una economía nacional en descalabro, reclamaba como vía de posibles ingresos y la necesidad personal, que a escala individual, se aceptaba ahora como normal.
    Rápidamente me percaté, al tomarlo en mis manos para ejecutarlo, que el proyecto, elaborado por personajes ajenos a la cultura que su desarrollo exigía, aunque enmarcado en el enfoque conceptual de una inversión en el exterior de y para la consecutiva explotación y ganancias de una empresa estatal, además de concepciones no viables ni compatibles para la etapa, en realidad encubría, otras motivaciones e intereses, personales y de grupo, que poco tenían en común con las aspiraciones patrióticas que le revestían y proclamaban, solo para ocultar el trasfondo real de apropiación y enriquecimiento personal, que como corriente impetuosa, crecía y se desarrollaba poniendo al desnudo los verdaderos motivos e intereses que lo generaba y la descomposición moral de sus ejecutores, miembros históricos de una jerarquía política en decadencia, que avizorando el tránsito inevitable hacia un fracaso más o menos cercano , pretendían asegurar, por este y otros medios su propio futuro .
    En la medida que pasaban los meses, aquel engendro que crujía y cedía en su integridad por todas sus coyunturas, en la medida que su ejecución reclamaba un capital inexistente y una disponibilidad de inversiones imprescindibles para su capacidad competitiva, me mostró con claridad su entraña.
    El jerarca local que representaba la empresa, manipulaba la información y escamoteaba los recursos y los que le cubrían en la retaguardia, pareciendo dejarse engatusar por sus maniobras, eran en realidad cómplices interesados y por supuesto protegidos, que tomando su parte mantenían aquella situación virtual como un hecho real, solo hasta el momento en que los riesgos les indujeron al jaque mate del proyecto, poniendo a salvo sus tajadas y pretendiendo culpar del fracaso a los que en nada se beneficiaban
    En realidad, ya en estos tiempos, nada me sorprendía. El feroz instinto de conservación de las ratas que abandonaban la nave, deteriorada, desacreditada y en franca decadencia, era un fenómeno tan común, que solo podía conceptuarse como la evolución histórica natural de un proyecto, que camuflado como obra redentora y solidaria, solo había servido de instrumento para la conservación de un poder absolutista y excluyente y en la última etapa
    engarzado con el inevitable tránsito hacia una economía de mercado, aun en poder de la oligarquía dominante, dejó expeditas las vías, para que este mismo grupo y sus descendientes sentaran las bases imprescindibles para entrar en el periodo posterior, en posesión de los recursos materiales. que de alguna manera, le permitieran mantener su hegemonía.
    La corrupción y la pérdida de valores, caracterizadores de una etapa insoslayable, extendían sus tentáculos al exterior, donde la lejanía y las características del medio posibilitaban su crecimiento y desarrollo. .

    Que pena que tantas vidas útiles y tantos sueños inconclusos abonaran esta cosecha final. Que pena aceptar que el hombre es un ser tan Imperfecto que nunca será capaz de construir para la eternidad y la excelencia, porque lastrado por sus propios defectos y limitaciones siempre termina enlodando sus obras más virtuosas y chapoteando en el fango de su propia condición.

    • menenda… te he leido con interes y me gustaria saber (si no puedes decirme la verdad no me respondas) como que ibas a cada de estas aventuras. en una plana mayor, en una menor, o como tropa finalmente. Siento curiosidad en tu relatos pero te expandes como la lluvia en un gran entorno, pero nada dices de los que se guarecen bajo las capas rusas en huecos arenoso con el consabido olor a oso de los urales. un saludo jibacoa

      • me asombro de ver este comentario que yo no escribi y tiene mi nickname, hay alguien raro buscando altercados

      • Hace tiempo que no revisaba el blog. Hoy vi el comentario de Jibacoa.
        Estos modestos ensayos forman parte de mis memorias. En ellas, más que relatar hechos concretos un poco que analizo el impacto que causaron en mi las vivencias de estas viejas aventuras y como en gran medida cambiaron mi enfoque de la realidad.
        Aunque en la primera era un oficial más de la misión, mi posición profesional (médico) me permitió sobrevivir en mejores condiciones que la tropa de a pie No obstante, por el propio contenido de mi trabajo compartí de cerca los difíciles avatares en que transcurrió el espacio en que desarrollaron su tarea.
        La segunda, eminentemente docente y concurrente con los eventos que marcaron el final de la década de los ochenta me acercaron más al conocimiento de una realidad que solo podía terminar en desastre
        La tercera, afortunadamente la última, se enmarcó en una nueva corriente, los negocios en el exterior. Más que una misión, un ensayo comercial y terminó con lo poco que quedaba de las ilusiones y esperanzas.
        Todas en su conjunto, pero especialmente la última me reafirmaron la firme convicción en la certeza de un apotegma de mi invención que otras veces e descrito como definición.
        El hombre es una gran imperfección con algunas virtudes, y con esa materia prima, que es la única de que disponemos será difícil solucionara los problemas de la humanidad.
        Menendag

    • Mira el internacionalismo proletario según yo lo veo es un engano, un invento para que vallas de carne de canon a arriesgar la vida por una causa ajena, y sirvas a los intereses de los gobiernos. Quizás para muchos sea muy triste darse cuenta de que los utilizaron pero eso es lo que pienso. Por algún lugar de aquí lei que un angolano ni sabia porque era la guerra, ni conocia a dos santos, pues bien, los cubanos creían que sabían a lo que hiban pero fueron enganados. Haganse la siguiente pregunta, hoy en dia que han podido ver (mas o menos) en que termino aquella guerra, si te preguntaran, sin presión ninguna, si quieres volver a ir a una guerra similar, ustedes volverían a ir? que conste que no critico a nadie, yo mismo en mi momento cuando fui al comite militar dije que si estaba dispuesto a cumplir misión, …y confieso que lo dije por compromiso.
      Otro punto que me llamo la atención es que aun hoy a parte de las tropas del ejercito sudafricano les llaman aquí con desprecio “mercenarios” Yo creo que el que fue a la guerra por dinero, al menos sabia por lo que hiba y si salio vivo, disfruto de su dinero, por otra parte no salio peor el que fue enganado y apenas recibió un misero salario?

  28. Por estas lineas espero expresar mi admiración a todos esos héroes cubanos que dieron sus vidas por la libertad de Angola y de la propia surafrica el régimen racista se vino abajo tras la derrota en Angola en mi país hay guerreros cubanos que luchan por la salud en la misión BARRIO ADENTRO y nos ayudan a vencer al fascismo que trata de sabotear al gobierno utilizando a médicos venezolanos para crear caos en la salud y de esta manera culpar al gobierno de ineficiencia pese a esto los cubanos resisten y cumplen con su sagrado deber de llevar salud a los mas pobres de mi país gloria a estos héroes igual que a los de Angola

    • José Luis como te han comido el coco que ya hablas igualito al cagalistroso que gobierna en Cuba y a tu presi el gorilón,la misma porquería y los mismos argumentos

    • José Luis, entérate un poco, lee un poco antes de llamar “fascistas” a tus enemigos, sólo por el hecho de serlo. Suena bien, pero es falso. Haciendo analogía con el modo de pensar y actuar de los fascistas originales, los verdaderos, hoy en Venezuela hay un grupo que podría ser catalogado como tal. Pero voy a dejar que seas tú mismo quien los identifiques y descubras. Eso sí, para ello tendrás que estudiar y leer un poco de historia (la de verdad, no la de manuales interesados). Un saludo.

    • Jluis, los que tu llamas héroes, murieron para que? tan siquiera lograron hacer a Angola comunista como pensaban? tu crees que los cubanos fueron a liberar a Angola? liberarla de quien? lo que había en angola era un conflicto entre facciones angolanas una que luchaba por quedarse en el poder y otros, también angolanos, por tumbarlos, cuba fue en ayuda de una de las partes, los sudafricanos, etc ayudaron a la otra parte, …a santo de que? castro siempre acusa a los demas de intervencionismo cuando eso mismo fue lo que el hizo, meterse donde no debia, no era su problema. AAhh que si los americanos se meten, es porque son malos y son metidos y son intervencionistas, y si es castro el que se mete, es bueno , es internacionalista, ppsss, es lo mismo, cada cual defiende sus intereses y castro manda medicos a venezuela por porlitiqueria y por petroleo no porque sea bueno.

  29. Un excelente esfuerzo cuanto mas la historiografia oficial despues de tres decadas aun es tan exigua como distorsionada,a pesar de los abundantes fondos documentales del CIDFAR y las investigaciones que relizo el extinto Centro de Estudios de Historia Militar de las FAR,cuyas funciones asumio una seccion dedicada a “misiones internacionalistas”del actual Instituto de Historia de Cuba. La historiografia oficial sobre el conflicto parecio encargarse a academicos de izquierda norteamericanos para venderla con cierta credibilidad,en un interesante caso de plattismo intelectual.De hecho un rasgo interesante es la casi virtual negeciion del lugar y compromiso de Moscu en la aventura de Angola,en absoluto contraste con los excesos laudatorios de las publicaciones oficiales y de las fuerzas armadas anteriores a 1990.Creo que este foro puede sentar los fundamentos de un futuro archivo nacional de las campanhas ultramarinas del castrismo.Felicito,como cubano e historiador, la iniciativa.

  30. Lyevette, can you get an automatic spanish to english and english to spanish automatic translator on here. there might also be a need for spanish to afrikaans and afrikaans to spanish translator. All South Africans are able to converse in english, as we grew up speaking reading and writing both

  31. I was in Angola 1975 Foxbat group 1SSB Armour cars and if any Cuban soldiers want to talk or cormmunicate about Angola send me a email
    Thanks
    Coenraad

  32. Felicitaciones, excelente trabajo.
    Los cubanos que participamos en esa gesta somos orgullosos de haber contribuido a la definitiva liberación de muchos paises africanos del colonialismo. Será recordada siempre la participación desinteresada de Cuba. Los martires están en nuestros corazones y ocupan el lugar que merecen en la historia. ¡Viva la madre África!

  33. Mi primo mayor estuvo allá y también un ex-cuñado. Con ellos me carteaba por correo postal y si algo no puedo olvidar, es lo contentos que se ponían cada vez que recibían una carta “de Cuba”.
    Tampoco puedo olvidar a sus madres sufriendo todo el tiempo que estuvieron lejos, llorando, miedosas de que les pasara algo, temblando cada vez que oían o leían de alguna guerra o batalla estuvieran o no involucrados, con traumas visibles y nerviosos que sólo fueron pasando con los años.
    Por suerte los dos regresaron con vida a Cuba.
    Si me pongo en contacto con ellos algún día, les cuento de este blog y por supuesto los invito a participar.
    Saludos, y mis felicitaciones por tan brillante idea!!

  34. Pues me parece una excelente idea para revelar al mundo y a los cubanos las terribles historias ocultas hasta hoy. Lo incluyo en mi blogroll y seguro que sera un sitio de encuentro para muchos.

  35. Cabaiguan con sus muertos inutiles dice !!!!PRESENTE!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: